Solar fotovoltaica

Las tipologías de instalaciones fotovoltaicas que pueden ejecutarse en la actualidad son fundamentalmente las siguientes:

solar fotovoltaica

  1. Instalaciones fotovoltaicas totalmente aisladas: dan servicio a consumos sin que dicha instalación de producción esté físicamente conectada a la red de distribución. Normalmente contarán con sistemas de acumulación eléctrica y suministrarán la totalidad del consumo.
  2. Instalaciones fotovoltaicas con apoyo de red u otro sistema de generación: dan servicio a consumos apoyándose en grupos electrógenos, aerogeneradores o la propia red de distribución. La instalación fotovoltaica y el sistema de apoyo no pueden abastecer los consumos simultáneamente. Generalmente la prioridad de uso la tendrá la energía producida por la instalación fotovoltaica, que contaría con acumulación eléctrica.
  3. Instalaciones fotovoltaicas conectadas a red: precisan de la tramitación de punto de acceso y conexión a la red de la empresa distribuidora e inscribirse en el registro del régimen especial. Además, el RD 1699/2011 impide la conexión de sistemas de acumulación entre la instalación fotovoltaica y el punto de conexión con la red de distribución (o red interior). Dentro de este grupo cabe distinguir varias configuraciones:
    1. Instalaciones conectadas directamente a red de distribución (conexión a red clásica). Vuelcan toda su producción a la red eléctrica de distribución a la que están conectadas. Actualmente el RDL 1/2012, suspende los procedimientos de preasignación de retribución y los incentivos económicos para nuevas instalaciones de régimen especial, por lo que las instalaciones de nueva ejecución no podrán acceder a las primas y tarifas reguladas, es decir, únicamente podrán percibir la retribución de mercado por la electricidad vendida.
    2. Instalaciones conectadas a red a través de una red interior de consumo. Están conectadas a la red interior que suministra energía al titular, pueden abastecerse total o parcialmente al mismo, pudiendo verter los posibles excedentes a la red eléctrica de distribución. Lógicamente estas instalaciones se dimensionan teniendo en cuenta el nivel de ahorro deseado asociado a la energía autoconsumida que deja de adquirirse a la empresa distribuidora, y si se quieren tener excedentes eléctricos, que como el RDL 1/2012 suspende la percepción de prima o tarifa regulada, únicamente podrían percibir por dicho excedente la retribución del mercado.

consumo electrico El Autoconsumo o Balance Neto sería la posibilidad de consumir instantáneamente la energía eléctrica generada por una instalación fotovoltaica, produciendo un ahorro en la adquisición de dicha energía a la compañía distribuidora.

En aquellos momentos en los que la producción de la instalación supera al consumo, se generarían unos excedentes de energía eléctrica que podrían verterse o no a la red. Como actualmente las tarifas reguladas al régimen especial que priman la electricidad vertida a la red están paralizadas, el Gobierno está analizando la posibilidad de que los excedentes volcados generen un derecho que permita compensarse con la electricidad suministrada por la compañía distribuidora, es decir, compensar el excedente con el déficit.

Este derecho, energético o económico, tendría dos limitaciones: no podría compensarse más energía que la efectivamente suministrada por la compañía eléctrica, y el derecho caducaría al año de su generación. Así la energía generada y sí consumida instantáneamente dejaría de ser adquirida a la empresa distribuidora, generando un ahorro económico directo en la factura eléctrica y la generada y volcada a la red, un derecho para compensar el resto de electricidad que ha de ser suministrada por la empresa distribuidora. Este sistema sería el Balance Neto… aún pendiente de aprobación.

Subir